Medicina Estética y Regenerativa en Barcelona y Madrid

Ojeras: qué son y cómo tratarlas


Última modificación:

¿Qué son las ojeras?

Las ojeras son una depresión situada entre el párpado inferior y el pómulo y pueden ir acompañadas de un cambio en la coloración de la piel. Esta condición del rostro supone un reto para los médicos estéticos y un malestar para el paciente, ya que las ojeras aportan un aspecto cansado, envejecido y triste a nuestro rostro.

¿Por qué se forman las ojeras?

Múltiples factores, entre ellos, la edad, factores genéticos, estilo de vida (falta de horas de sueño, estrés), consumo de sustancias (alcohol, tabaco, cafeína ), alteraciones hormonales y la exposición solar excesiva, favorecen su aparición.

¿Cómo puedo atenuar las ojeras?

En la elección del tratamiento paras las ojeras, resulta fundamental distinguir ante qué tipo de ojera nos encontramos: ojeras pigmentadas, vasculares o con surco (hundidas).

Ojeras pigmentadas

Las ojeras pigmentadas son ojeras marrones o negras y aparecen debido a una producción excesiva de melanina en la piel de los párpados por causas congénitas o adquiridas.

Ojeras vasculares

Por otro lado, las ojeras vasculares son ojeras azules, rosas o moradas y tienen su origen en una microcirculación alterada en el  contorno ocular que provoca un adelgazamiento y laxitud de la piel. Son más notorias en personas con piel fina y clara.

Ojeras con surco

Por último, en las ojeras con surco aparece un hundimiento desde el canto interno del ojo hasta la región de la mejilla y pueden ser pigmentadas o no. Se producen por un descenso de los paquetes grasos de la mejilla, acontecimiento que sucede por el paso del tiempo y por efecto de la gravedad.

¿Qué ventajas tiene tratar las ojeras? ¿Es un procedimiento sencillo?

Se trata de un procedimiento ambulatorio y con resultados duraderos.

Tratarlas nos devuelve la juventud a la mirada por lo que luciremos un aspecto más fresco y descansado y además podremos reincorporarnos de manera inmediata a las actividades cotidianas , generalmente. Puede, además, complementarse con otras técnicas médicas (neuromoduladores, peelings, plaquetas, mesoterapia facial, etc ) y/o quirúrgicas (corrección de posición de párpados o cejas).

¿En qué consiste el tratamiento?

Su médico analizará personalmente su caso para aconsejarle sobre el mejor tratamiento ya sea con ácido hialurónico, plaquetas o células madre (Nanofat).

El ácido hialurónico, que se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo, tiene la propiedad de mantener la estructura y elasticidad de la piel a la vez que la equilibra e hidrata evitando las arrugas. La infiltración de ácido hialurónico por medio de una cánula o de una fina aguja  permite rellenar los surcos visibles en párpado inferior. Al regularizar la transición que existe entre párpado y pómulo recuperamos una mirada fresca y descansada en pocos minutos. Tras el tratamiento, que es indoloro, puede incorporarse a su vida cotidiana cuidando de no practicar ejercicio físico en las 24 horas posteriores a su realización. El tiempo medio de duración del efecto del ácido hialurónico en la ojera suele oscilar entre  9 y 12 meses, dependiendo de las características de cada persona. Pasado este tiempo, el ácido hialurónico se reabsorbe y elimina de forma natural.

Por otro lado, la medicina regenerativa aprovecha los propios recursos del organismo para regenerar tejidos. En este caso, la extracción de una pequeña muestra de sangre del paciente, su posterior centrifugación y la reaplicación de las plaquetas sobre el área de la ojera supone un cóctel revitalizante en esta delicada área. Los factores de crecimiento naturalmente presentes, mejoran la piel palpebral, su tonicidad, densidad y calidad, por lo que todo el contorno ocular se ve más luminoso. Al aumentar la textura de la piel, se unifica el color y la pigmentación se atenúa.

En la técnica de Nanofat, bajo anestesia local, se obtiene tejido graso con una pequeña liposucción realizada en área de abdomen, cartucheras o rodillas. Posteriormente, la grasa, que contiene células madre, es emulsionada para convertirla en una sustancia más maleable. Una vez emulsionada, la inyectamos de nuevo en las áreas a corregir con ayuda de una jeringa o cánula. De esta manera, logramos una mejoría de la calidad, tersura y elasticidad de la piel, con disminución de arrugas finas y de la pigmentación.

Por qué elegirnos

La Dra. Isabel Mayo es oftalmólogo con la subespecialidad de cirugía plástica ocular y Médico Estético. Realiza una medicina estética y quirúrgica acorde a la edad y la oratoria de cada paciente alcanzando resultados armónicos y elegantes.

Prof. Dr. Gonzalo Wiersba
Colegiado nº 59.231.
Experto en Terapia Regenerativa y en Medicina Estética Minimalista.

Tratamiento relacionado

Últimas entradas

crossmenu